Archivos de etiquetas: Backstreet Boys

Backstreet Boys

97

La historia jamás contada. Cuando entré al mundo del rock (para por siempre quedarme) negué y volví a negar un gusto que nunca había sido culposo, mi gusto por los Backstreet Boys, era joven y me creaba una personalidad (la de ruda insensible que tengo hasta hoy) y los boys no podían ni siquiera figurar en el mapa sin que me burlaran, he ahí la negación. Pero iremos 3 años antes de que esto sucediera.

Verano de 1998, cuando cumplí 13 años.  Mis papás rentaron una casa en la playa como solían hacer todos los años, y para esos ayeres yo era aún bastante social así que no tardé en hacer amistades. Entre estas amistades figuraban Mauricio y Gustavo (sí, 15 años después aún recuerdo sus nombres). Mauricio y Gustavo eran un par de primos que parecían hermanos, pero no cualquier clase de hermanos, parecían Caín y Abel. Lo maravilloso de Caín y Abel, perdón, de Mauricio y Gustavo, era que ambos tenían “DIECISÉIS” años, mis primeros amigos “grandes” después de mis primos. Como era de esperarse, me gustó uno y me hice muy amiga del otro. Una noche fuimos todos a la feria y vi el casette (sí, CASETTE) de Backstreet’s Back de los boys y me lo compré. Después de la feria fuimos todos a mi casa a hacer una fogata, nos divertíamos en la playa comiendo malvaviscos quemados, salchichas con arena y jugando tonterías de niños, esa noche me dieron —al que yo quiero considerar aunque no lo era realmente— mi primer beso (me gustaba mucho el niño grande). Desde muy peque tengo muy clara la personalidad que me gusta en un hombre (o un puberto de 16 años en ese caso) y siempre me ha gustado el desastroso que le vale lo que digan, así que mi amor de verano del 98 era la fiesta con patas.

Esa noche también escuché por primera vez a los Backstreet Boys. Mauricio (la fiesta con patas) puso mi nuevo casette y no dejaba de repetir If You Want It To Be Good Girl (Get Yourself A Bad Boy) y se ponía a bailar como loco y a moverse tipo belly dance cuando eso ni era famoso aún. Yo estaba más que fascinada de verlo bailar a sus anchas y armar una fiesta sólo, que me hacía bailar con él y que en general tuvimos todos los amigos una gran noche, tan inolvidable que 15 años después me acuerdo claramente. Para esos ayeres no existían los celulares como ahora, para esos ayeres no tenía computadora y jamás me había creado un correo, para esos ayeres sólo teníamos el teléfono y bueno, todos conocemos esa fobia mía. El caso es que las perfectas y emocionantes vacaciones acabaron, entré a la secundaria y sólo volví a ver a mis amigos de la playa un par de veces más. Pero Backstreet’s Back se volvió especial para mi, lo escuchaba mucho y después de conocer a otras niñas a las que les gustaban los boys en la secundaria, el gusto se hizo oficial y el trauma pasó a otro nivel.

98En el mundo de los Backstreet Boys, todas y cada una de las niñas se morían por Nick Carter (al cual nunca le encontré atractivo hasta hace apenas unos 4 años), yo, cual contreras que siempre soy, me enamoré perdidamente como sólo una niña de 13 años puede hacer, de Brian Thomas Littrell también conocido como B-Rok. Era rubio, chaparrito, le gustaba el Basket ball (para esos ayeres, ese era el deporte que yo practicaba), su color favorito era el azul (igual que el mío), su comida favorita eran los macarrones con queso y era chistoso, o sea, ante mis ojos, el hombre perfecto. Nacer el 20 de Febrero de 1975, lo hacía un muchachito de no más de 23 años pero yo lo veía como todo un hombre hecho y derecho, o sea, tenía VEINTITRÉS AÑOS.

Nuevamente, en esos ayeres no tenía computadora, así que si quería saber algo de ellos tenía que comprar revistas. Por mi casa había una tienda que vendía las revistas españolas Bravo y SuperPop (la Bravo aún no llegaba a México) y me las compraba religiosamente. Cuando juntaba mi dinerito de mis gastadas, me daba el gusto de comprar las revistas gringas en Rocketerías (porque Mix Up no existía en Mérida), todo eso haciéndome acreedora de kilos y kilos de papel.  Las revistas gringas ni las entendía, las compraba por los posters (en esos ayeres, tampoco sabía inglés). Eventualmente, tapicé mi cuarto de posters y cuadros de los boys (algo así como está ahora, pero sólo de los boys haha). Un poco más grande, cuando me di cuenta que era estúpido acumular papel inservible (todo lo que no era de ellos) comencé a poner las hojas y posters en forros de plástico y las guardaba en esos folders blancos gigantes (tengo 5 de ellos, LLENOS) y los que sólo eran un pedacito en una hoja, los recortaba y los pegaba en libretas (como si fueran mis propias revistas), tengo tres de ellas. Las únicas revistas que conservo son las que eran totalmente dedicada a ellos y la primera Bravo mexicana que los tiene en la portada.

Para la graduación de la generación 98-99 de la secundaria (no mi generación) usaron Nunca Te Haré Llorar para bailar el vals, así que escuchaba la canción en una dosis diaria mientras hacía mis tareas, no ayudaba al trauma.

Cuando pasé a segundo de secundaria, ya estaba más que consolidada como fan de los Backstreet Boys, así que lo que me marcaran de tarea, intentaba incluirlos. Para una exposición en mi clase de Inglés, utilizando “Likes” y “Dislikes” usé a Brian de ejemplo “He likes Mac n’ Cheese, and dislikes cigarettes”. Ese año, una entrevista me marcó, su entrevista previa a la premiere de Millenium en TRL, la pasaron mil veces por MTV y recuerdo la grabé en VHS, así que además la veía mucho, hasta el día de hoy tengo recuerdos muy bonitos de como me gustaba sentarme a verla.

Recuerdo ver la entrevista de principio a fin tantas veces que me sabía las preguntas, las respuestas, los chistes, los sonidos chistosos que siempre hace Brian, estaba simplemente traumada. Mi favorito después de Brian es y siempre será AJ McLean, lo adoro como no tienen idea. Lo curioso en esa entrevista, es que, repito, yo siempre los vi grandísimos, todos unos hombres, cuando en realidad, AJ apenas tenía 21 años en 1999. Es un pecado que se vea así de maduro, tenga voz de hombre y yo a mis 27 años aún lo vea increíblemente atractivo. Y que me perdonen, One Direction o Jonas Brothers no se ven ASÍ de maduros, ¿o sí?. En cuanto a Brian, el se ha visto idéntico en los últimos 15 años, pero en esa entrevista, en mi humilde opinión, es donde mejor se ha visto, el color del cabello, el corte (que siempre es el mismo) pero aquí lo tenía largo detrás de las orejas y se le formaban rizos, me fascinaba.

Eventualmente me actualicé, si no tenía computadora, iba a algún cyber y veía páginas y cosas así. Fui haciendo amigas por internet, tres en particular siguen siendo mis amigas hasta el día de hoy: Patty (más conocida como mi Sis o Trish), Clarita (más conocida como mi cuñiz) y Eu (más conocida como… Eu haha). Tres mujeres que adoro a morir. A Eugenia pude conocerla en uno de mis viajes al DF y la volví a ver cuando fui a ver a Paul McCartney hace tres años, de resto, Trish es de Quito y Clarita de Colombia, pero espero algún día igual poder conocerlas en persona.

También había un disque club de fans, que más que nada sólo nos juntábamos una vez al mes a platicar como cualquier niña de esa edad, mostrar las últimas revistas o cosas que nos comprábamos. En Marzo del 2001, cuando tenía 15 años, los Backstreet Boys vinieron a México y una agencia de viajes organizó como un tour específico al concierto (camión y hospedaje), así que todas las niñas del “club” y yo nos fuimos de aventura en un viaje de casi 24 horas. El bus estaba LLENO de pubertas (y sus respectivas madres), así que ya se imaginarán el show, cantábamos, poníamos los videos en las televisiones, dormimos poquito y cuando despertábamos volvía la emoción de ponerse a cantar. Para eso tenía mi cámara de video, así que tengo de todo un poco, nos entrevistábamos, nos grabamos cantando, o platicando sobre como reaccionaríamos cuando los viéramos. Éste, sin duda, es uno de los mejores recuerdos que tengo. Fue mi primer concierto “masivo” y verlos en vivo fue una experiencia sin igual, lloré como nunca he llorado en mi vida, estaba euforicamente feliz.

795e

Ese es un screenshot del video, varias de las niñas en la fiesta “post-concierto” que armamos en el cuarto de una de las fans de Baja California que conocimos ahí (todo el hotel igual estaba lleno de fans). Notese mi playera que AÚN tengo. Recuerdo esa vez no me bajaban de veleta porque era la única que al igual que BSB, también me gustaba N sync haha. Nos divertimos como loquitas y al día siguiente regresamos a nuestros hogares. El viaje de regreso ahora se basaba en contar nuestra perspectiva del mismo concierto. Bonitos, bonitos recuerdos.

100

Así como ahora me disfrazo del Joker o de un Hobbit porque me gustan, en ese entonces le copié el peinado a AJ por un par de días, lo siento, me gustó y siempre tiendo a hacer ridiculeces sin pena alguna hahaha. Ese es AJ en México en Marazo del 2001.

Para mi fiesta de XV años hice a mis primos y mi hermano (mis queridos chambelanes) bailar un mix de 15 minutos de los Backstreet Boys, media coreografía fue puesta por mi y la otra mitad por el maestro que mi mamá contrató, porque obvio, si eres fan de los Backstreet boys te SABES todas las coreografías. Igual, gracias a ellos aprendí (sola) Inglés, ya que quería saber lo que sus canciones decían. Hace un par de años, ya con la experiencia que te dan los años, escuché detenidamente If You Want It To Be Good Girl (Get Yourself A Bad Boy) que a los 13 años escuchaba soñada y me escandalizó un poco el hecho de que la canción hable sobre que si lo quieres “bien” (if your know what I mean) te tienes que conseguir un chico malo.

Pero definitivamente, la canción que más me escandalizó fue Lay Down Beside Me cantada por AJ, según yo, antes de saber Inglés o de entender las sutiles insinuaciones sexuales, pensaba que era una canción de lo más romántica, y bueno, sí es romántica, pero igual es románticamente sexual, y yo cantaba eso, a todo pulmón. Los boys pervirtiéndome desde la pubertad sin darme cuenta. Ahora ésta canción me gusta aún más.

Pero bueno, yo odié mi secundaria con cada fibra de mi ser, era muy inocente y la gente era mala. Nunca fui muy social, odié al 98% de mi salón y al 85% de toda la escuela. Así que vivía en un pequeño mundo de fantasía donde mis amigas eran estas niñas y mi happy place era la música de los Backstreet Boys, me sirvió para sobre pasar esa etapa que bloqueé por completo de mis recuerdos, hasta claro, el día que entré a la prepa y mi vida dio un vuelco de mil grados.

Cuando entré a la preparatoria, conocí y me hice fan a morir (como hasta el día de hoy) de Linkin Park, todos mis amigos eran rockeritos y si por casualidad mencionaba que me gustaban los Backstreet Boys, sería cavar mi tumba. Para esos ayeres aún me importaba un poco lo que las personas pensaran y mis nuevos amigos eran los más geniales de lo genial y no quería perderlos, así que por los siglos de los siglos omití que me gustaban los Backstreet Boys. Los omití hasta el día que dejaron de ser tan famosos, que pasaron a un segundo plano y hasta los mismos hombres comenzaron a aceptar que se sabían al menos una canción de los BSB y en general me empezó a importar poco la opinión de la gente, mi personalidad ya estaba más que solida y mis amigos ya eran más que mis amigos. Así que el día de hoy, todos, pero absolutamente TODOS saben que me gustan los Backstreet boys y que de vez en cuando los escucho por horas y días sin fin.

Y entre un año y otro, pasaron 15 años. No sé en qué momento pasaron o a dónde se fueron, pero hasta el día de hoy este grupo me gusta, estoy pendiente en que andan, compro sus discos y demás, pero ya no con la pasión de una niña de 13 años. Pero de que tienen un lugar enorme en mi corazón, eso es seguro, al primer amor no se le olvida y ellos fueron el mío. Hoy cumplen 20 años. Literalmente los vi crecer y yo crecí con su música, ya llevo más años de fan que los que llevaba con vida cuando comenzaron a gustarme, ya soy hasta mayor de lo que ellos eran en 1998, pero ahí siguen, sin tanto auge, pero AHÍ SIGUEN, y como dice la canción “As long as there’ll be music we’ll be coming back, oh yeah” y yo seguiré ahí comprando sus discos y queriéndolos mucho mucho por haber sido una parte importantísima en mi vida.

Anuncios